Ir a contenido
🚨 Envío a todo México por $230 por pedido 📦
🚨 Envío a todo México por $230 por pedido 📦
Crónica del Campamento de Estudio Avanzados CEA 2023: Una mirada hacia ser tú mismo a través de tu payaso

Crónica del Campamento de Estudio Avanzados CEA 2023: Una mirada hacia ser tú mismo a través de tu payaso

Esa noche tomé una decisión que cambiaría mi vida. 

Nunca pensé que el rumbo que esta tomaría podría ser tan divertido hasta que llegué al día de hoy y me di cuenta de ello, jamás imaginé que verdaderamente se podría vivir de algo que me apasiona hacer. Las circunstancias me dieron la libertad de abrir ese panorama dentro de mi mente, me regalaron un lapso de tiempo fuera de la rutina, un tiempo para mí, para reflexionar, para aprender más acerca de quién soy y lo que me gusta.

Esa noche llegué a casa después de dar un show para más de cincuenta niños, cené, platiqué con la familia y como de costumbre empecé a revisar mi celular. En algún punto y sin previo aviso las redes sociales se hicieron una herramienta fundamental para cualquier trabajo y el mío no es la excepción. 

Deslicé mi dedo por la pantalla una y otra vez, para checar la sección de noticias de Facebook: algunas presentaciones de otros compañeros, uno que otro meme y -¡vaya!¿Qué es eso?- pensé-, me apareció publicidad para acudir a un campamento de capacitación que me permitiría aprender más sobre el trabajo que desempeño. La descripción mencionaba que sería divertido, que habría clases especializadas, convivencia, etc. 

Sinceramente me sentí como niño emocionado por ir a un gran curso de verano, pero para mí el hecho de ir representaría muchos gastos, dejar a mi familia, cancelar shows, entre otras cosas; no lo sabía, lo tenía que pensar. Guardé la publicación como una de esas cosas que algún día harás pero nunca haces. 

La idea del campamento estuvo rondando unas cuantas semanas en mi cabeza, y un día de esos que volví a regresar tarde a casa, nuevamente ví la publicación y leí una frase que me convencería por completo: perdértelo no es una opción. Y hoy puedo decir con certeza que así era, perdérmelo no era una opción.

Porque sí, soy una persona en el año 2023 ejerciendo uno de los trabajos más antiguos del mundo, un trabajo que se ha renovado con el paso de los años pero sin perder su esencia: Soy artista, soy payaso y el Campamento de Estudios Avanzados (CEA 2023) marcó un antes y un después en mi carrera y en mi vida. 

Para no hacerles el cuento largo, mandé un mensaje a la página de Facebook del anuncio, donde descubrí que esto era más que el campamento, era organizado por una familia de payasos con un gran proyecto familiar llamado Bond's Boutique, centrado en este arte y algunos otros dedicados al entretenimiento como el pintacaritas, la magia, los malabares, etc. Después que mandé el mensaje me respondieron casi de inmediato proporcionándome toda la información que necesitaba y ahí fue donde lo hice, aparté mi lugar, ya no había vuelta atrás.

Unos cuantos días después agarré mis cosas y me fui para la Ciudad de México a vivir esta nueva experiencia. 

 

Día 1: Listo para lo desconocido 

13 de Marzo

Llegó el día, arribé al lugar de la cita alrededor de las siete de la mañana y ya había una gran cantidad de gente entre los que preparaban el desayuno, los encargados y los payasos. Tomé mi desayuno e inmediatamente varias personas empezaron a platicar conmigo, me preguntaron de dónde venía, cuál era mi nombre personal y de payaso, cuántos años llevaba ejerciendo, entre otras cosas. 

Debo confesar que al principio me sentía un poco nervioso, pero conforme fue pasando el tiempo y comencé a hablar con los demás, supe que estaba en mi ambiente, además de que podría hacer amigos, aprender de otros e incluso entablar relaciones laborales. 

Había payasos de muchos estados de la República Mexicana y hasta de otros países. Cuando me llegó la publicidad no pensé cuán grande sería el impacto de este evento; me sorprendió, pero al mismo tiempo me emocionó poder aprender y saberme parte de un grupo de profesionales en este arte. 

Tiempo después llegó la hora de irnos, nos subimos a la camionetas que nos llevarían a nuestro destino, los chicos encargados de las redes sociales se subieron a las camionetas a grabar y a hacer algunas transmisiones en vivo para recabar toda la experiencia. –Wow, no puedo creer que esto en verdad esté pasando – pensé mientras en verdad me sentía parte de algo grande.

De ahí hacia el lugar donde se haría el evento tardamos como dos horas y media en llegar; al principio todo fue risas, diversión y conocernos, pero como a la hora de eso, la mayoría nos quedamos profundamente dormidos. 

Al estar a punto de llegar abrí mis ojos y el lugar era bastante alto, en una montaña con muchos árboles. Muy bonito. Nos pasaron a un salón y nos entregaron nuestros regalos personalizados a cada uno: una playera, una mochila, una pluma, una libreta, una botella para el agua y una pulsera.

Se nos dió la bienvenida, nos designaron nuestras habitaciones y corrimos a nuestras clases, porque si había algo que no se podía hacer en el campamento era perder el tiempo. 

Nos dividimos en diferentes grupos y fuimos pasando rotativamente con cada maestro. En la mañana se impartían las clases obligatorias y en la tarde las clase optativas. Esta fue la dinámica para los siguientes días y, desde ahorita puedo decirles que la calidad de los maestros era impresionante: profesionales, con años de experiencia y no solo eso, si no que todos eran increíbles personas: sencillos, divertidos, siempre dispuestos a atendernos y a resolver cada una de nuestras dudas. 

Los maestros y ponentes que estuvieron fueron los siguientes: Pocho Pozolín, Bubo, Bobatín Simplico y su esposa, Bobo Pelos de Escobeta, Timmy Bond, Timmyto Bond, Raciel, Damayanti García, Joselo Banda, Rofo y Yompis.

Me siento muy agradecido por haberlos conocido y llevarme tanto de ellos.  

Recuerdo mucho la primera clase con el maestro Pocho, siempre tan sensible y listo para apoyar, nos dió sus mejores tips para ser Payasos Premium de las fiestas infantiles, algunas rutinas e incluso trucos de magia con una paloma. Y, como poder olvidar el baile que marcó todo el campamento: “Lulú menea la colita, menea la patita, mueve las alitas y se da la vueltecita…”

Nos enseñó a ser nosotros mismos, sin pena y a estar muy orgullosos de lo que somos.

Una vez que cada grupo tomó sus respectivas clases finalizamos este día con la primera plática del Dr. Roch, quien nos enfatizó desde el principio que cada uno de nosotros éramos los mejores payasos de México, que debíamos creerlo y actuar como tales. Cada noche de esa semana el Dr. Roch dió seguimiento a diferentes pláticas en dónde aprendimos a conectar con el público, con nosotros y las formas de ser exitosos en todo lo que nos propusiéramos. 

Para rematar esta noche y quitarle un poquito la seriedad llegó el Payaso Bubo con un show muy divertido que nos hizo reír a carcajadas pero que al final y, como es mucho de su estilo, nos llevó hacia la reflexión a través de una actividad donde teníamos que escribir una o varias frases de bendición para otro compañero payaso. Las palabras correctas llegaron a las personas correctas y solo puedo decir que ese lugar se llenó de amor y fraternidad. 

 

Se complementó con la convivencia de la deliciosa cena. 

Buenas noches. 

 

Día 2: El show continua a pesar de las circunstancias 

14 de Marzo

 -“Todas las mañanas entra por mi ventana el señor Sol”- 

Como te explico que cada día de esa semana al despertar escuchábamos esa alegre canción con una voz lo suficientemente fuerte para que se escuchara en todas nuestras habitaciones y la cual le daba la bienvenida al señor Sol mucho antes de que empezara a salir, porque ni un minuto se desperdiciaba; el desayuno empezaba a las 7:00 am. 

Acá entre nos, cuando regresé a mi casa sentía que me faltaba esa voz que me despertaba en las mañanas, la extrañaba; fueron solo 5 días, pero parecieron muchos más, me acostumbré, me familiarice y al final fue difícil decir adiós. 

Este día despertamos y corrimos directamente a desayunar, muy rica la comida por cierto, además de que siempre era muy divertido convivir con todos; platicábamos, se hacían bromas y hasta rifas. 

Y bueno, ya para no hacerles tan largo este relato jajaja, solo diré que la constante de cada día era ir sí o sí a nuestras clases, en donde aprendimos un sinfín de cosas y nos faltaron manos para seguir escribiendo, por ejemplo en las clases del maestro Bobo estudiamos la improvisación en el show, recuerdo que uno de nuestros primeros ejercicios fue improvisar un noticiero y cómo olvidar cuándo nos hacía salir de nuestra zona de confort gritando la frase “Ay mamá que caliente está”.

Siempre con su perfecta dicción y voz de locución, su mirada fija, una palabra de aliento y un aplauso para cada compañero que participaba. 

Después de comer y tomar nuestras clases optativas, (Maquillaje de Payasos, Malabares y equilibrios, Pintacaritas, Bodypaint, etc.),  esa noche nos sorprendió con la presentación de Les Clowns, donde pudimos observar a tres grandes de la comedia en acción y tener la primicia de lo que presentarían en el Teatro Hidalgo de la Ciudad en México en exclusivo para nosotros y nuestra sorpresa fue mayor cuando de la nada y por una gran tormenta la luz fallaría, pero eso no fue motivo de que el show se detuviera, con todo su profesionalismo y con muchas linternas de celulares encendidas, la presentación y hasta la ronda de preguntas continuó. 

Sin duda un momento inolvidable y con su toque especial, porque aún los momentos oscuros tienen su magia y con resiliencia y apoyo se pueden convertir en una noche brillante.

Aprendí que cuando haces lo que amas el show continua a pesar de las circunstancias. 

La plática del Dr. Roch vino a reforzarlo ya que habló acerca de la unión y el soporte que somos entre todos; qué mejor ejemplo que el que habíamos presenciado.

A cenar y a descansar payasos.

 

Día 3: Uno para todos y todos para uno

15 de Marzo

Otro buen día. 

Para este momento despertar en el campamento ya se sentía como estar en casa, saludar a mis ahora amigos era muy cómodo y ese día fue aún más especial porque todos estábamos usando nuestras playeras del campamento, las playeras que nos hacían ser uno mismo. 

Desayunamos y durante las rifas matutinas el sindicato del Campamento trataba de ver por nuestros derechos ya que curiosamente los regalos siempre los ganaban los mismos. Creo que la suerte estaba de su lado jajaja.  

De manera más formal, a partir de este día, empezamos a practicar con los profesores el número con el que participaríamos en el show final. Particularmente me tocó participar en la presentación del profesor Bobatín y no pudo haber sido mejor porque en ella logramos conjuntar todas las cosas que nos enseñó en su clase: agilidad, rapidez, gracia y personalidad en nuestros movimientos. 

El show quedó increíble porque todos teníamos un papel importante en él, además de que nos adueñábamos de todo el escenario y aún fuera de sus límites allá, interactuábamos con el público y estábamos atentos los unos a los otros como un gran equipo. 

 

Pero más allá de eso, esta clase, me enseñó a cuidar mi cuerpo, a escucharlo, a moverlo y a ser consciente de cada parte de mi ser y cómo éste forma parte de mi todo, el todo que somos mi payaso y yo, que ambos necesitamos tiempo para nosotros para después entregar toda la fuerza en el escenario. Estoy muy agradecido con el profesor Bobatín y su esposa, quienes siempre estuvieron al pendiente de nosotros. 

Y ahora sí, había llegado el momento de la foto grupal con nuestras playeras, aunque sabíamos que todos éramos valiosamente diferentes, en ese instante éramos como uno solo, nos unía no solo la playera, si no la meta en común. 

Fue un momento muy divertido porque antes y después nos tomamos muchas fotos y videos, reímos y gritamos de emoción; le gritamos al mundo que nos encontrábamos en un viaje hacia llegar al más alto nivel como payasos y nuestros gritos llegaron hasta el cielo pues también gritamos en honor del Profesor Roberto, un personaje con gran trascendencia para el campamento y para la vida de muchos payasos. 

Esa noche lo conocí, quizá no en persona, pero sí por las palabras de mis compañeros y por la boca de su hijo, quien hizo un emotivo homenaje. Me inspiró a seguir luchando por lo que creo y a no dejar de superarme para demostrarme a mí mismo y al mundo que este arte es importante. 

En seguida de este momento lleno de nostalgia, llegó el concurso de disfraces de Mario Bros que era la temática oficial del campamento este año y en realidad todos lo tomaron muy en serio, había increíbles disfraces y hasta accesorios, todos super bien pensados. Desafortunadamente yo no participé ya que no me preparé lo suficiente, solo me llevé un atuendo con los colores representativos pero no le puse más producción, no pensé que sería así. 

Espero el próximo año poner más esfuerzo y ahora sí participar en el concurso. 

Estuvo reñido y lleno de risas; cada uno de los participantes presentó un pequeño número y poco a poco fueron descartando a varios, hasta llegar a los finalistas. Todos los que formábamos parte del público nos volvimos locos aplaudiendo y gritando hasta que se definió una pareja de ganadores. Lo merecían, su disfraz fue el mejor de todos además de su ingenio en todos los detalles.

Eran aproximadamente las doce de la noche cuando se dió por terminado el concurso. Después de eso, muchos se fueron a sus habitaciones, pero los que quisimos nos quedamos al relajo, al baile y al descontrol. Aún lo recuerdo y me da mucha risa pensar en esos momentos.

Gracias por este día, gracias por los recuerdos que se quedarán. 

Día 4: Esto no se acaba, hasta que se acaba

16 de Marzo

En proceso de ser una nueva persona. Buenos días.

El cansancio era evidente, las desveladas me estaban cobrando factura, pero la energía continuaba. Esa mañana desperté sabiendo que era mi último día completo ahí, era el día de la presentación final. La primera parte del mismo continuó con su ritmo natural, fuimos a nuestras clases y tuvimos nuestro último ensayo, todos estábamos muy nerviosos pero emocionados, algunos presentarían actos musicales, otros de magia, otros de rutinas con malabares y otros, como yo, en un show que involucraba baile y comedia muda, pero todos teníamos un lugar importante. 

Terminé mis clases obligatorias con la del Profesor Rofo, una clase que a pesar de no tener tanto dinamismo como las otras, en definitiva sentó las bases para el cambió personal de adentro hacia afuera y que, a su vez, se proyectaría en nuestro payaso. 

Fue nuestro lugar seguro durante toda esa semana, un lugar lleno de sanación, amor y confianza, donde pudimos soltar nuestros más grandes miedos y una que otra lágrima. 

No, la verdad es que fueron muchas lágrimas tanto mías como de mis compañeros pero, como bien lo menciona una frase cliché que he escuchado por ahí: después de la tormenta viene la calma y el sol regresa. Así fueron las clases con Rofo, después de una tormenta de lágrimas que te liberaban, llegaban muchas sonrisas brillantes con rayos de esperanza. 

Gracias por la escucha sincera, gracias por los consejos y aún por ayudarnos a identificar desde dónde venían nuestros problemas. 

Ese día llovió, pero volvió a salir el sol, literal, ya no estoy hablando metafóricamente jajaja. Pero al no estar seguros si iba a volver a llover o no, todo el escenario del último show se cambió hacia el salón principal, ya no se pudo llevar a cabo en las canchas. 

La noche llegó mucho más rápido después de la comida pues todos fuimos a nuestros cuartos a arreglarnos, maquillarnos y ponernos nuestros trajes de payasos, era momento de darle más vida que nunca. En cada color con que nos aplicábamos en la cara, en cada pantalón gigante, en cada playera extravagante y en la nariz roja que todos nos pegamos, el momento se hacía más cercano. 

Se abrieron las puertas del salón, todos estábamos detrás del escenario, entraron los niños, aproximadamente cien niños junto con sus familias, dió inicio el show un número tras otro y con cada uno se reflejaba el trabajo, el entusiasmo y el conocimiento que todos habíamos adquirido. El público estaba encantado, los niños no paraban de reír y de gritar.

Yo no me podía sentir más feliz - me voy a llevar todo esto a casa - pensé - voy a llevar conmigo a un mejor payaso, a una mejor persona, a un mejor papá -.

Sé que no podría trabajar en algo mejor que esto 

Al finalizar el director del Centro Nacional de las Artes (CENART) nos entregó un certificado con validez oficial por haber sido parte de este evento. En seguida nos tomamos muchas fotos, videos y… - Lulú menea la colita, menea la patita, mueve las alitas y se da una vueltecita -. Por supuesto no podía faltar bailar esta canción para el director del CENART, espero que no se haya sacado mucho de onda jajaja, pero fue muy divertido, hasta el Dr. Roch bailó con nosotros y dijo que lo subiría a su Tik Tok

Pero eso no se acabó ahí, una vez que cenamos y nos fuimos a desmaquillar, fue el momento del fútbol más extremo que había visto en toda mi vida: fútbol con fuego. Estuvo reñido y muy divertido, pero lo mejor de lo mejor fueron las narraciones del partido y las entrevistas de broma al final. 

Directamente de ahí nos dirigimos a la fogata; todos alrededor después de un espectáculo increíble, cantamos, bailamos, platicamos, el profesor Yompis nos dió la bienvenida a los campistas que acudimos por primera vez. Hacía mucho frío, pero al menos pudimos soportarlo gracias a las cálidas palabras de algunos, entre ellas las de Timmy Bond y Timmyto Bond, fundadores de Bond's Boutique, empresa organizadora del campamento.

Momentos mágicos e inolvidables. Como lo mencioné anteriormente, habían sido tan solo cuatro días, pero se sintieron como una larga y divertida carrera. 

Esta es tu última noche. Duerme bien campista. 

Día 5: El principio del final 

17 de Marzo

- Todas las mañanas entra por mi ventana el Señor Sol - Esta era la última vez, al menos de este año, que iba a escuchar esa canción al despertar. 

Ahora sí, había arribado nuestro último día oficialmente, ya casi todo estaba preparado para irnos, caminé de mi habitación hacia el desayuno y platiqué con mis nuevos amigos como si los conociera desde hace años. Hice grandes conexiones. 

Después de eso fuimos a terminar de arreglar nuestras maletas y las llevamos al lugar donde se encontraban las camionetas que nos llevarían de regreso. En seguida nos fuimos al salón, donde los maestros nos darían sus últimas palabras, su retroalimentación del show del día anterior y del campamento en general, pero también se les entregarían sus reconocimientos a ellos como ponentes de este evento formativo.  

Un gran final, aunque ya no podía con el cansancio jaja, al subirme a la camioneta hacia la Ciudad de México casi de inmediato me quedé dormido, pero no sin antes esbozar una sonrisa en mi rostro al recordar todo lo que había vivido. 

Cree recuerdos que nunca olvidaré, amistades que quiero conservar para toda la vida y, sobre todo, aprendizajes que he hecho míos, los cuales, sin duda alguna, me servirán para seguir desarrollando lo que más me apasiona hacer, ser yo y ser mi payaso. 

El final del relato

Sé que me faltaron muchísimos detalles por contar, pero los guardaré para siempre en mi memoria y si tú también quieres vivir esta experiencia espero que nos podamos ver el año siguiente para seguir adquiriendo más aprendizaje y crear más recuerdos como estos. 

Conocí personas tan hermosas, todas con una historia diferente, desde los que apenas empezaban a ser payasos y ni siquiera sabían cuál sería su nombre, hasta los que tenían años viviendo de hacer esto y llevaban este arte fuera de los límites para transmitir risa y alegría a niños alrededor de todo el mundo, 

Aprendí que ser payaso rebasa las fronteras territoriales, las barreras del idioma y del lenguaje, aprendí que cuando se tiene un objetivo no hay nada que pueda impedírtelo y el nuestro es: trabajar de lo que amamos y lo que amamos es llevar alegría a donde quiera que vamos. 

El hecho de quitarme el maquillaje y el traje no quiere decir que deje de ser payaso, porque él vive dentro de mí, coexisto con él porque somos uno mismo.

Nos vemos el próximo año campista

1, 2, 3 ¡CANDELA!…

 

Redactado por Laura Angélica Zúñiga Anguiano

-----

😱¡EL MATERIAL EXCLUSIVO DEL #CEA2023 YA ESTÁ AQUÍ! 😱
Clases, Actividades recreativas, Convivencia y mucho más es lo que verás en este documental que preparamos para ti 🤩
OBTÉN TU ACCESO AQUÍ: https://bit.ly/41FKpIY 👈
Revive las mejores experiencias de este evento lleno de aprendizaje, crecimiento y mucha diversión
¡Tenlo como un recordatorio permanente de que tú eres el Mejor Payaso! 🤡❤️

 

 

Artículo siguiente ¿Conoces los tipos de payasos que existen?

Dejar un comentario

* Campos requeridos